Recetas para crecer feliz

0 Flares 0 Flares ×

Son fechas entrañables para recapitular y reflexionar sobre lo aprendido, lo perdido y lo encontrado.  A la vez pensamos en un sinfín  de nuevos propósitos para el nuevo año.

Pero hay propósitos que no deben ser temporales;  deben ser contantes, permanentes y en continuo desarrollo. Y es que la manera en que escuchamos a los demás y nos escuchamos, facilita el autoconocimiento, la autovaloración y por ello,  el conocimiento y valoración de los demás. Esto es fundamental cuando hablamos de la infancia y adolescencia.

Desarrollar nuestra capacidad de escucha es una de las competencias para ser un buen coach, pero no hace falta serlo para darse cuenta de que en nuestras relaciones familiares, sociales y profesionales cada vez es más necesario ser escuchado y escuchar,  porque vivimos a un ritmo trepidante donde el “ruido” no nos deja poner atención en el aquí y ahora ni en lo que los demás nos quieren contar o expresar a través de la palabra, el cuerpo o las emociones. Ese ruido lo protagonizan el innumerable torrente de mensajes de correo, whatsapp, redes sociales que a la vez que nos hacen tanto ahorrar como perder tiempo, no nos permiten disfrutar de la mirada, el tono de voz o la calidez de las palabras de las personas que nos importan.

Y si nos importan las personas ¿por qué no aprovechar estas fechas para regalar algo tan valioso como “tiempo para escuchar” a nuestros hijos, a un familiar mayor, a nuestra pareja,  a un amigo o compañero de trabajo que tiene algo que contarnos?.

Escuchar es un regalo para quien lo hace de forma activa y para quien es escuchado, especialmente para los más pequeños y los jóvenes a quienes acompañamos en su proceso de desarrollo vital.

Por eso, y para celebrar el aniversario de la Convención de Derechos del Niño he participado en la creación de un cuento dedicado a los menores y también a los mayores, escribiendo sobre el derecho a ser escuchado. Espero que os guste y en nombre del equipo de COACHING PARA PROFESIONALES,  os deseo Felices Fiestas y que esta Navidad os regaléis unos minutos “escuchando”  más que nunca.

By MARIOLA H. QUESADA

Lee el cuento «Recetas para crecer feliz»

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *