El MBTI, la mejor herramienta para aprovechar al máximo las fortalezas de un abogado

0 Flares 0 Flares ×

Artículo de Legal Today, día 8 de octubre de 2014

www.legaltoday.com

www.legaltoday.com

A lo largo de mi trayectoria como Abogado y Executive Coach he ido experimentando y enriqueciéndome con cada uno de los asuntos que han llegado a mi despacho y con las personas que por el camino he ido conociendo. Para ser un buen profesional de la abogacía o un mediador es necesario tener una serie de habilidades que TODOS tenemos pero que no siempre sacamos a la luz. Como decía Pierre Covain “a todos nos han repartido de salida unas cartas para jugar bien el juego de la vida, pero debemos conocerlas para saber cómo jugarlas”.

Es cierto que el día a día nos lleva a no mirar hacia nuestro interior, pararnos y DARNOS CUENTA de cómo actuamos, de cómo reaccionamos ante la adversidad, como afrontamos los retos, como obtenemos la información que nos llega y como transmitimos muestras ideas a los demás.  Todo lo anterior, son entre otras, las “cartas que nos da la vida”, pero debemos conocerlas y saber manejarlas.

DARNOS CUENTA de nuestras áreas de mejora y habilidades que somos capaces de desarrollar y también de las que ya tenemos o de nuestras limitaciones, es el primer paso para ser un buen abogado, más allá de lo que nos enseñaron en la universidad; es el camino del SABER a la SABIDURIA.

El potencial de este autoconocimiento, abre una ventana al exterior, de forma que conociéndonos a nosotros mismos aprendemos a conocer a los demás y por ello, a interactuar con nuestros clientes, entorno profesional, familiar y amistades, de forma más creativa y constructiva y desde el respeto y el asombro por la persona.

¿Sabes que hay 16 tipos de personalidad y que cada uno de ellos tiene hasta 20 facetas distintas?. Y nosotros pensando que todo el mundo debe ver las cosas de igual forma o que se nos hace difícil aceptar por qué algunos obtienen la información leyendo una hoja Excel y otros no pueden ni verla porque “no entienden nada por mucho que se lo expliquen una y mil veces”…  Otro ejemplo que hace evidente que no todos somos iguales es cuando nos enfadamos porque, ante un vencimiento, unos dejan hecho el escrito días antes y otros lo redactan en las horas previas a su vencimiento…

¿Qué interés tiene conocerse a uno mismo, a nuestros  clientes y al resto de personas con las que nos relacionamos día a día?

Decididamente, creo que en un mundo en que prima la interacción entre las personas por encima del conocimiento, el liderazgo transformador frente al estilo directivo, toda actitud tendente al autoconocimiento, a potenciar habilidades y a conocer nuestras limitaciones siempre generara un cambio en uno mismo y en su entorno profesional y personal. Puedo afirmar que, como abogado, me ha ayudado una herramienta sumamente potente que conocí a través del coaching y que quiero presentar como muy útil para el ejercicio de nuestra profesión, y totalmente aplicable para cualquier área del derecho. Se trata del Indicador de Tipo Myers-Briggs ®, comúnmente llamado MBTI. 

MBTI ha ayudado a millones de personas (profesionales, directivos, políticos, etc.) en todo el mundo a obtener conocimientos acerca de sí mismos y de cómo interactuar con los demás mejorando la forma de comunicarse, aprender, asesorar  y trabajar. Proporciona un marco de gran alcance para la construcción de mejores relaciones, impulsando un cambio positivo, el aprovechamiento de la innovación y la excelencia.

Conocer nuestras capacidades y nuestras limitaciones es el medio más seguro para llegar a ser grandes profesionales. Este cuestionario nos ayuda a comprender nuestro prejuicios y los de nuestros clientes, y nos da un mapa de las conductas que  todos podemos mejorar, unas lentes que nos permiten observar las diferencias desde un prisma positivo, en lugar de reprochar a los demás el hecho de ser diferentes a nosotros.

Hoy en día, abundan los profesionales  que nos ofrecen ayuda en el gran reto del aprendizaje, desarrollo, negociación, la gestión de conflictos y el manejo del estrés. Sin embargo, corren tiempos duros para la economía y  necesitamos tener la certeza que la inversión en estas actividades es de gran valor, además de ofrecernos resultados predecibles, altamente eficaces y duraderos que nos ayuden a multiplicar los resultados y conseguir nuestros  objetivos en nuestra área de influencia, siendo mejor profesional y leyendo en los demás el porqué de sus conductas. A través del Myers Briggs el cómo trabajarlas para ayudarles a salir de su postura de estancamiento es un reto alcanzable y esta herramienta la he utilizado tanto a la hora de abordar una entrevista con un cliente, asesorar en la resolución de conflictos ya sean familiares como de cualquier otra índole, conciliar posturas opuestas en crisis matrimoniales, actuar en Sala, preparar interrogatorios, dirigirme a los distintos profesionales de la administración pública cuando he tenido que interactuar con ellos durante la resolución de un caso; todo lo anterior, sin dejar de lado su aplicación en la esfera privada (relación de pareja, hijos y amigos).

MBTI es un modelo de predicción de conductas, una cartografía, un mapa que nos ayuda a conocernos, a leer a nuestros clientes y resto de personas con quien día a día interactuamos y ayudarles a conseguir sus objetivos.

Considero que es una herramienta básica para abogados, mediadores, coaches, maestros… En definitiva, para todos aquellos cuya misión sea acompañar a personas en momentos importantes de su vida, ayudándoles a saber escuchar, empatizar y tomar decisiones de gran valor que les ayudarán a ser la mejor versión de sí mismos.

En resumen, Myers Briggs Type Indicator es una herramienta que facilita nuestro descubrimiento  y nos abre una ventana al conocimiento del resto de las personas con quien interactuamos.

Más información en www.coachingparaprofesionales.com y en  www.institutodeliderazgo.com

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *